ORIS Aquis date Calibre 400: Un nuevo estándar

El Calibre 400 es un movimiento completamente nuevo, concebido de forma independiente por Oris, quien establece un nuevo estándar para los movimientos mecánicos automáticos. Tiene una reserva de marcha de cinco días (120 horas), es muy resistente al magnetismo y cuenta con intervalos recomendados de mantenimiento de 10 años y 10 años de garantía.
Si quieres conocer más sobre esta maravilla de la ingeniería relojera, sigue leyendo…


Reserva de marcha de cinco días

Al conceptualizar el Calibre 400, los ingenieros de Oris vieron que hoy es habitual no llevar el mismo reloj cada día. Si dejas un reloj mecánico durante uno o dos días, se detiene cuando se agota la reserva de marcha. El calibre 400 tiene una reserva de cinco días, por lo que seguirá funcionando si no usa el reloj entre, digamos, el jueves y el martes. Esta reserva más amplia se consigue mediante dos barriletes gemelos que albergan un muelle real extendido, cada uno lo suficientemente largo como para almacenar dos días y medio de carga. Es de alta precisión, hasta -3/+5 segundos al día, mejor que un cronómetro.


10 años de garantía e intervalos recomendados de mantenimiento

Oris confía tanto en el rendimiento de las tecnologías avanzadas integradas en el Calibre 400, por lo que ofrece una garantía de 10 años en todos los relojes Oris con el nuevo movimiento, cuando se registra en MyOris. Además, Oris también propone intervalos recomendados de mantenimiento de 10 años para los Calibre 400.
 

Un rotor más estable

Una de las ambiciones fundamentales de Oris con el Calibre 400 era evitar los problemas antes de que ocurrieran. Los ingenieros de Oris identificaron que uno de los problemas más frecuentes de los movimientos automáticos está en el sistema de cojinetes de bolas que permite que la masa oscilante (o rotor) gire. Este es un elemento crítico de un reloj automático: cuando el rotor gira, genera energía que se almacena en el muelle real, alojado en el barrilete. Así que se retiró el rodamiento de bolas por completo y lo reemplazaron por un sistema con un rodamiento deslizante de baja fricción, en el que un perno de metal atraviesa un manguito lubricado. Esto es mucho menos complejo, altamente eficiente e implica mucho menos desgaste, lo que lo hace menos propenso a averías.
 

Elevada resistencia a los campos magnéticos

La mayoría de los movimientos suizos se magnetizarán si se exponen a los fuertes campos que encontramos cada día. Cuando esto sucede, se vuelven menos precisos y pueden detenerse. Para hacerlo altamente antimagnético, Oris diseñó el Calibre 400 utilizando más de 30 componentes no ferrosos y antimagnéticos, incluida una rueda de escape y un áncora de silicio. En las pruebas realizadas por el renombrado Laboratoire Dubois, el Calibre 400 se desvió menos de 10 segundos al día después de la exposición a 2.250 gauss.

En contexto, la última versión de la norma ISO 764 para relojes antimagnéticos requiere que, para calificar como antimagnétic un reloj debe tener una precisión de 30 segundos al día tras la exposición a 200 gauss. El calibre 400 registró un 1/3 de la desviación permitida tras la exposición a más de 11 veces la fuerza permitida, lo que lo convierte en un movimiento altamente antimagnético.

El poder de la ingeniería mecánica y relojera, ahora en tu muñeca. Descubre la colección ORIS Aquis Date Calibre 400 aquí.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados