¡CUIDE SU RELOJ, FORMA PARTE DE USTED!

Le recomendamos que adopte algunas precauciones para asegurarse de que su reloj funciona siempre a la perfección.

 Evite el contacto con disolventes, detergentes, fragancias o cosméticos ya que pueden alterar el revestimiento del brazalete o de la caja y dañar las juntas que garantizan la hermeticidad de su reloj.

 Dado que la mayoría de los componentes del reloj son metálicos, los campos magnéticos pueden interrumpir temporalmente su funcionamiento o incluso detener el movimiento.

 Por ese motivo le recomendamos encarecidamente no dejar el reloj sobre dispositivos electrónicos ni exponerlo a imanes potentes (por ejemplo, la puerta del frigorífico, el cierre de un bolso, etc.).

 A diferencia de otros muchos instrumentos mecánicos, un reloj funciona permanentemente, 24 horas al día, 365 días al año. Para garantizar un trabajo acorde a nuestros estándares de calidad, es básico que el mantenimiento lo realice uno de nuestros relojeros certificados.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados