Cuidando tu joyería en casa

Quedarte en casa significa la oportunidad de disfrutar de explorar y transformar distintos espacios de tu vida como nunca antes; uno de ellos es nuestro clóset, y en especial, la colección de joyería. Aprovecha para manipular, explorar y experimentar y combinar tus piezas, pero también dales el tan merecido mantenimiento que han estado esperando. El equipo de expertos GHIBERTI te ofrece opciones para limpiar tus joyas en casa, y las disfrutes al máximo.

Oro

Dale un pequeño baño a tus brazaletes, anillos, cadenas y aretes de oro sólido (14K, 18K, y 24K), en una solución que puedes lograr con unas gotas de jabón para platos, y agua tibia. Las piezas pequeñas las puedes colocar en un colador antes de “bañarlas” en la solución, y las piezas grandes las puedes colocar directamente; Déjalas dentro por cinco minutos aproximadamente, después revuelve un poco, y retira las piezas, colócalas en un paño suave, y con ayuda de un cepillo de dientes suave, limpia los espacios y detalles de tus joyas suavemente para eliminar residuos de polvo que hayan permanecido. Regresa las piezas al colador, y enjuaga en agua corriente, después seca suavemente con un paño.

 

Gemas

Devolverle el brillo a tus diamantes, esmeraldas, zafiros y rubíes favoritos montados en oro, es una tarea sencilla; Utiliza las mismas instrucciones que para limpiar el oro, solo que en vez de agua natural, mezcla unas gotas de jabón con agua mineral. La carbonización en el agua ayuda a remover con mayor facilidad los restos de suciedad que puedan quedar entre las gemas o entre la canastilla que la sostiene. Cepilla las gemas suavemente, y enjuaga en agua corriente, después sécalas con un paño suave y admira el resultado.

 

Perlas

Debido a que las perlas son muy porosas, pierden su brillo fácilmente, y tienden a verse opacas. No importa si son perlas naturales o cultivadas, aprender a limpiarlas es muy importante para mantenerlas perfectas. La regla de oro es que nunca debes de sumergir las perlas en agua por que eso causaría que el hilo del collar se debilite y rompa. Para limpiar las perlas, colócalas en un paño suave, después sumerge una brocha limpia de maquillaje pequeña (que ya no utilices) en una mezcla de agua tibia con unas gotas de champú, y pasa la brocha suavemente sobre cada perla. Para terminar, enjuaga las perlas utilizando un paño húmedo (bien exprimido). Permite que se sequen en una superficie plana sobre un paño suave para prevenir que el hilo se estire.

Este tratamiento funciona de la misma forma para ópalos y turquesas, que son también porosos.

 

Tips and tricks

  • Retira tus anillos cuando te laves las manos, coloques maquillaje o productos de belleza, hagas limpieza, o vayas a colocarte crema, esto previene la pérdida de brillo y acumulación de grasas.
  • No uses joyas al nadar, el cloro y el agua salada corroen las piezas y dañan algunas gemas.
  • Limpia las perlas con un paño suave y seco después de cada uso, esto remueve los aceites corporales y el perfume que las vuelve amarillentas.
  • Revisa regularmente tus joyas, en GHIBERTI ofrecemos servicios de cuidado y mantenimiento de joyería, que ayudarán a que siempre las tengas en las mejores condiciones.

 

En GHIBERTI estamos contigo en todo momento, por eso te invitamos a seguir disfrutando de tus joyas mientras nos quedamos en casa, y nos ponemos a tu servicio con nuestros expertos en joyería para que te sigas consintiendo.